Reflexions d’un pare

L’entrada d’avui és la transcripció de la xerrada que va fer Paul McIntyre, pare d’una nena trans, dins la jornada “Diversidad Trans*, Nuevos desafios para la comunidad LGTBI+” celebrada a l’Auditori del Disseny HUB de Barcelona el 7 de juliol. La jornada va consistir en dues taules molt interessants:taula diversitat Una dedicada als menors trans*, amb la participació d’integrants de l’associció Chrysallis de Madrid, Aragó i Catalunya: Natalia Aventín, Saida García i David Tello (que van fer un repàs dels reptes als que s’enfronten i van explicar com estan organitzats i com ha crescut l’associació en els últims anys) i també amb l’aportació de Paul McIntyre, un pare independent, que va presentar una sèrie de qüestions molt rellevants que plantegen un enfocament que se surt dels discursos més extesos i que podeu llegir a continuació. La segona taula va recollir el testimoni de 10 persones trans*: Tina, Miquel, Fina, Ian G., Lina, Ali, Damián, Sofía, Sasha i Teo V., cada una amb experiències i manera d’entendre i viure el fet trans* molt diferents i que va ser una gran lliçó per a tots els que van participar en l’acte. Els podeu veure en aquest petit clip que van filmar les companyes de GayLesTv: Todos somos Trans* 

Sense més, us deixem amb aquestes reflexions que estem convençuts que us interessaran i us animem a opinar sobre el seu contingut.

Reflexiones: Un año del tránsito de mi hija

Hola soy Paul, padre de una niña trans de 7 años.

Hoy, me han pedido participar en esta mesa, en calidad de padre de una niña trans para mostrar que también los padres aceptamos y acogemos la diversidad de nuestros hijxs.

Quiero empezar pidiendo paciencia como escocés que soy. El castellano no es mi lengua materna y como mucho de lo que estoy leyendo y estudiando sobre el tema de la diversidad, está en inglés, a veces me cuesta encontrar la palabra exacta en castellano.

Bueno, antes de empezar a explicar el recorrido de nuestra familia con una niña trans, me gustaría hacer tres reflexiones:

1) Primera reflexión: sería que el objetivo de esta mesa de menores es que la gente vea que los padres y las madres estamos aquí para ayudar a nuestros hijos. Sin embargo, a mí me parece más interesante analizar el hecho de que haya padres y madres que NO quieren apoyar a sus hijos, o que tienen miedo de permitir a sus hijos expresar y explorar su identidad de género. pare-i-fillActualmente estamos viviendo un boom mediático de niñxs trans y a la vez hay un aumento considerable de familias con menores trans. Por poner un ejemplo Chrysallis Catalunya ha pasado de 9 a 45 familias en menos de un año ; en Gran Bretaña, el número de niñxs trans se ha cuadruplicado en los últimos 6 años. ¿Cuántos más niños trans sienten que no tienen la libertad de expresar su identidad?

Si se piensa que el amor paternal es un gran pilar de nuestra sociedad. ¿Cuántas veces hemos oído la expresión “moriría por mi hijo”? Si es así, ¿cómo es que hay padres y madres que están dispuestos a dejar que sus hijos sufran terriblemente y a presionarlos para que se adapten a unas determinadas expectativas sociales? ¿No tendría más sentido cuestionar nuestro modelo social? Parece que los padres tienen más miedo a romper con las normas sociales, en lugar de velar por el bienestar de sus hijos e hijas. ¿ Por qué la sociedad siente la necesidad de crear e imponer esas normas?

2) Segunda reflexión: Parece que las madres aceptan más, mientras que los padres damos la impresión de estar menos involucrados o de que nos cueste más aceptar la diversidad de género de nuestros hijos e hijas. ¿Si es así, tal vez nos deberíamos de preguntar por qué? Podría ser que los padres se consideren los guardianes del sistema social y que tengan miedo a transgredir los roles de género normativos, por la amenaza que supondría a la integridad del sistema?

¿O quizás en el subconsciente los padres siguen pensando que los niños son trabajo de la madre? ¿O igual es que los hombres llevan interiorizada la violencia de la sociedad hacia las personas que salen de estas normas?

En fin volvemos de nuevo a cuestionar las normas de la sociedad en la que vivimos…

3) Tercera y última reflexión: Esther (que es mi mujer) y yo tenemos dos hijos. Un hijo cisgénero Dilan, de 11 años y una niña transgénero, Ada, de 7 años. Uno es cis y la otra trans, pero ante todo son DILAN y ADA, y no debemos olvidar eso. Son personas que ya van abriéndose camino en el mundo y se enfrentan a límites que pueden ser de su agrado o no. Pero lo que necesitan es nuestro amor, aprobación y aceptación. Necesitan saber que cualquiera que sea su identidad de género no les hace ni más ni menos importantes.

A continuación hablaré primero de nuestro viaje y luego hablaré de cómo los padres de menores trans tenemos que plantearnos un futuro para nuestros hijos, lleno de incertidumbres y con muchos posibles caminos.

1) EL VIAJE

Aunque sí que hay niños que expresan su identidad de género justo con la conquista del lenguaje, este no es exactamente el caso de Ada, aunque es cierto que NO se identificaba con su sexo asignado al nacer desde bien pronto. A los cuatro años, en la escuela ya manifestaba preferencias de juegos tradicionalmente femeninos y compañía femenina. Aunque no le dimos importancia ya que a esta edad, en su colegio, es común que los niños se disfracen y jueguen con los roles de género al no sentirse juzgados. Para mí fue bastante interesante ver cómo los niños al cumplir los cinco años, ya eran mucho más conscientes de lo que la sociedad esperaba de ellos, en cuanto a roles de género.

Mi hija expresaba el deseo de vestirse de niña. La dejábamos disfrazarse en casa y en fiestas como carnavales etc. Pero enseguida pidió más…

Aunque es verdad que empezábamos a sospechar que podría ser trans, no queríamos reconocerlo. Cuando nos hacía algún comentario sobre el tema, por nuestra parte había SILENCIO, simplemente porque no sabíamos cómo contestar. Hasta que siguiendo el consejo de una buena amiga que es psicóloga, comenzamos a dejarla expresarse, a dejarla que continuara la conversación cuando ella sacaba el tema. De esta forma, descubrimos que se sentía una niña y que además quería socializarse como tal. Nuestro silencio debió ser terrible para ella. Aprendimos la lección: dejar abiertas las vías de comunicación.

roles-de-generoEn este viaje de justo un año desde el tránsito, me gustaría agradecer a Chrysallis por la bienvenida, agradecer la increíble generosidad de la gente del colectivo trans, así como a la escuela Magoria por todo su apoyo. Me parecen interesantes los cambios en mi hija durante este año. Al principio de la transición era una niña híper- feminizada. Solo quería cuentos de Disney Princess, Monster High, llevar vestiditos y muchas cosas de color rosa. Rechazaba cualquier actividad asociada con la masculinidad.

El psicólogo Jean Laplanche cuando habla de la diferencia entre adultos y niños dice que la asignación de género, es un complejo proceso de actuaciones, que se extienden al lenguaje y al comportamiento de los adultos que rodean a los niños. El niño está bombardeado con mensajes preceptivos que tiene que traducir y entender. Mensajes de asignación de género de todos los adultos en el entorno del niño: padres, abuelos, hermanos…

La primera pregunta sobre un bebé antes de nacer, siempre es: ¿es niño o niña? Se venden libros sobre cómo ser chico y cómo ser chica!! Una amiga quiso comprar un regalo de género neutro esta semana y no pudo. La discriminación de géneros VENDE  ¿Por qué?

Un niño, obviamente, no sabe explicar esto pero sabe que hay unas expectativas sobre el género que vienen de su entorno. Mi hija se hiper feminizó, porque en un principio, sentía la presión de que su entorno la cuestionaba y tenía que reafirmarse.

Como niña que es, todavía no concibe que la sociedad percibe el género como algo permanente. ¡Cuánto miedo tiene, de que se le pueda retirar su elección de género de nuevo ¡Estoy contento que con el paso del tiempo, he visto unos cambios positivos. Se ha relajado sobre su feminidad y ahora su juego es más diverso.

Veo como su personalidad va creciendo junto con su autoestima, y sospecho que ella tenía presente los roles de género binarios con los que bombardeamos continuamente a nuestros hijos. Una persona sólo puede retratarse, en relación a su entorno.

Hay que luchar por los derechos de nuestros hijos, sin duda alguna. Pero sin unos cambios profundos en la forma de educar a nuestros hijos, siempre será una batalla de retro guardia. La hetero-normatividad que quiere imponer la sociedad, siempre condenará a la discriminación a nuestros hijos LGTBI.

2) EL FUTURO

En este último año veo que la identidad de mi hija ha ido progresando. Si todos estos cambios se han producido en sólo un año, ¿ qué pasará en el futuro? Muchos padres que ahora se plantean permitir a sus hijos transitar, se preguntarán “¿y si me equivoco, qué?”

mirando-hacia-el-futuroSi su hijo expresa un deseo de transitar o bien, de romper las normas de género, la represión por parte de los padres, probablemente traeiría consecuencias. Se pueden preguntar ¿El hecho de que mi hija sea una niña trans, quiere decir que vaya a ser un adulto trans? Es difícil adivinar el futuro pero lo importante es acompañarles en el viaje.

¿Cuál es la realidad que nos llega de personas trans ya adultas que ya han transitado? De ellas podemos aprender cuál es la diversidad, las diferentes formas de vivir los múltiples roles de género. Hay gente trans adulta que siente su identidad de género de forma intensa y definida. Pero también hay gente que ha transitado a otro género, para luego darse cuenta que no se identifica plenamente ni con un género ni con otro. Hay gente que no puede o no quiere adaptar su apariencia física a lo que espera de su género esta sociedad. Podría seguir dando ejemplos de diversidad dentro del colectivo trans…

Y mi hija, que se identifica en este momento como una niña, ¿cómo se definirá en el futuro? ¿cuál será la trayectoria que seguirá?

Creo que esta incertidumbre sobre el futuro no está claramente definida en lo que dicen las asociaciones de padres, los blogs, los artículos de prensa y los documentales sobre los menores trans. Aunque las familias tienen claro que aceptarían cambios y permitirían que sus hijos volvieran a identificarse con el sexo que les fue asignado al nacer, la manera en que se construye la narrativa y se presentan las identidades hace que esta posibilidad parezca escasa.

Quiero añadir que las personas trans y cis van desarrollando su identidad. No se van a sentir igual con 8, con 12 ó con 16 años. Como dijo Jean Piaget (sexólogo y biólogo) los niños no empiezan a tener una visión del mundo más abstracta hasta cumplir los 12 años. Su visión desde los 7 a los 12 años es mucho más concreta.

varietat-genereSólo cuando tengan esta habilidad de ver el mundo en términos más abstractos, podrán comenzar a formular preguntas sobre lo que significa su identidad, en relación a su entorno social. Miguel Misse, sociólogo trans activista de Barcelona, dijo que a los 14 años quería ser el mejor hombre del mundo. Miquel Misse y Nac Brenon (también activista); ambos afirman que si la sociedad fuera más diversa y existieran hombres femeninos y mujeres masculinas, igual no hubieran tenido la necesidad de transitar.

CONCLUSIÓN:

Para concluir, Creo que para muchos padres de niños trans, les es difícil lidiar con esta ambigüedad sobre el futuro de nuestros hijos.

Propongo que también se considere que esta narrativa de la ambigüedad es potencialmente peligrosa. Si los niños y niñas trans pueden cambiar de idea ¿por qué permitirles la transición? Lo único que puedo contestar es que tengo una hija feliz y lidiaremos con el futuro como podamos y siempre escuchando a nuestra hija.

Quiero acabar con otra reflexión sobre esta incertidumbre sobre el futuro. Si nuestros niños simplemente cambian de un bando a otro, ¿no estaríamos contribuyendo al tradicional discurso biomédico sobre las personas trans y aceptando que nuestros hijos nacieron en un cuerpo equivocado? Sin embargo, este es el mito del que huimos.

Quizás deberíamos poner mas énfasis en intentar cambiar las normas de género y revisar nuestras vidas. Quizás la revolución empieza en casa.

Paul McIntyre
7 Julio 2016

Esperem que aquesta aportació us hagi semblat tan interessant com a nosaltres, que us inviti a reflexionar i que ajudi a fer visible la realitat de les famílies amb menors trans.

Des de la Plataforma Trans*forma La Salut seguim treballant per millorar la vida i l’atenció sanitària a tot el col·lectiu trans*, dins la seva diversitat enorme d’experiències i de vivències, convençuts que aquesta és una riquesa que hem de valorar i protegir.

Si vols sumar la teva veu a la nostra i ajudar-nos a tenir més força encara, adhereix-te a la Plataforma a través del formulari. Moltes gràcies!

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 8.53.59

.

Advertisements

2 pensaments sobre “Reflexions d’un pare

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s